martes, 5 de mayo de 2009

El Inquisidor Rodriguez Lucero

Diego Rodriguez Lucero


Durante el mandato del Inquisidor General Diego de Deza, aparece en Córdoba en el año de 1.499 un inquisidor menor de nombre Diego Rodriguez Lucero. Nacido en Moguer ( Huelva), no hay constancia de la fecha de su nacimiento. Al parecer era Bachiller en leyes y Licenciado en Teología. La primera vez que aparece en público es en un Auto de Reconciliación, en Jerez de la Frontera donde ya actuaba como Inquisidor. En aquella ocasión se encontraba ayudado por el Dr. Don Hernando Niño y el Licenciado Esteban de Pernía.

La siguiente referencia que se tiene de este personaje es en Córdoba, donde fue para solicitar de los Reyes Isabel y Fernando la vacante de maestrescuela de la Catedral de Almería. El 4 de junio de 1.492 Diego Rodríguez Lucero, consiguió la carta de presentación de los Monarcas para poder comparecer ante las autoridades de la Iglesia Almeriense. No hay constancia de que consiguiera su objetivo, pero de lo que si se tiene conocimiento es que durante muchos años, tal distinción la ostentó en todos sus documentos oficiales. Tambien hay certificación histórica de que por aquellas fechas fue nombrado Inquisidor de Córdoba, a donde se trasladó a vivir en la Calle Encarnación nº7.

En el año 1.499 fue enviado por el Inquisidor General , Diego de Deza, a Granada, con el nombramiento de Inquisidor, y de ayudante al comisionado Antón Francés. La misión que tenía encomendada era la de expulsar de la Ciudad a todos los “arrepentidos”. De regreso a Córdoba, fue en esta Ciudad donde daría rienda suelta a todos sus desmanes y que tan famoso le hicieron.

Entre los muchos apelativos, por lo que se le conoció, están los de:....excepcional monstruo, fanático y violento e inspirado por Lucifer......

Pedro Mártir de Anglería cuando hablaba de Él, lo hacía llamándole el Tenebroso. Pedro Mártir de Anglería, era por aquel tiempo, Miembro del Consejo de Indias y primer Cronista de la época, Capellán de la Reina Isabel, cargo que ejerció desde el año de 1.501 hasta el fallecimiento de la misma en 1.504. Posteriormente trabajo en la Corte de Dª Juana, llamada la “loca”. Entre sus obras literarias mas famosas se encuentran : Legatio Babilonica, Opus Epistolarum y De Rebus Oceanicis Et Novo Orbe. Apoyado por el Inquisidor General Diego de Deza, Diego Rodriguez Lucero, sometió al pueblo de Córdoba, a una persecución sin límites. Para demostrar de que los acusados eran auténticos judaizantes, empleó toda clase de tormentos. Entre los métodos empleados, no dudó en emplear a auténticos judaizantes, que bajo la promesa de mejor trato en prisión, instruían a los otros presos en la doctrina hebrea, antes de declarar. Consiguiendo de esta forma tan rastrera, argumentos para llevarlos a la hoguera.

Se cuenta de que el Auto de Fe celebrado el 22 de Diciembre de 1.504, fue el mas criminal de todos los Autos de Fe celebrados en Córdoba. Fueron llevados a la hoguera 107 personas, dando origen a un dantesco espectáculo.

Transcribo la opinión de un cronista presente en el acto:..........cuando quemó a 107 hombres ( refiriendose a Lucero ) yban llamando a Dios y a la Virjen que los perdonase y diciendo que jamas tal pecado de erejia cometieron, y llamavan escribanos que diesen testimonio como morían Cathólicos y Xriptianos y en la Fe de JesuChristo.........

En el año de 1.506, se libraron de morir en la hoguera, nada menos que 160 personas, pero cinco años después sucedió que cuatro Autos de Fe, fueran “relajadas”, 277 personas; es decir que esas 277 personas fueron entregadas a la justicia civil para que ésta les condenara a muerte.

Otro de los personajes perseguido por el Inquisidor Lucero, fue, como ya he mencionado antes, Fray Hernando de Talavera del que llegó a afirmar que en su palacio Arzobispal tenía instalada una Sinagoga, en esta ocasión intervino el Papado y tanto el Arzobispo como su familia fueron absueltos de todos los cargos.

La ciudadanía de Córdoba no permaneció callada ante tanto atropello. Por el contrario intentó por todos los medios, aunque infructuosamente , que se atendieran sus quejas para que expulsara a Lucero del Tribunal de la Inquisición. Como primera medida se envió una representación de los Cabildos tanto eclesiástico como civil para que expusiera al Inquisidor General Diego de Deza sus quejas. A esta requisitoria del pueblo, el Inquisidor General respondió dando la razón a los Inquisidores.

Ante tales manifestaciones de la cúpula Inquisitorial, los presos, sus abogados y los ciudadanos en general, recusaron a Deza como Juez y apelaron a la autoridad del Papa Julio II. Pero en esta ocasión fue el propio Rey Fernando quien defendió a Diego de Deza, a Lucero y a todos sus colegas. El Rey Fernando mandó, dos cartas al Papa Julio II, pidiéndole que no prestara crédito a las quejas de los reos, pues a buen seguro habían sido juzgados con arreglo a la ley.

Con el desembarco en La Coruña, del Rey Felipe I, el Hermoso, y de su esposa Juana, Digo de Deza no tuvo mas opción que paralizar todos los procesos y cuya actividad no había cesado, apoyado por el Rey Fernando. El Rey Felipe I, obligó a Diego de Deza , a que delegara todas sus funciones en el Obispo de Catania Diego Rodríguez de Guzmán, con lo que parecía quedar resuelto el problema. Pero la prematura muerte de FelipeI, hizo que nuevamente apareciera Diego de Deza, que destituyendo a Rodriguez de Guzmán, puso en el cargo otra vez al Inquisidor Lucero, reanudándose los procesos y por consiguiente los abusos.

El descontento en Córdoba llegó a tal extremo que el 9 de noviembre de 1.506, asaltaron la cárcel inquisitorial y dejaron libres a cuatrocientos presos . Cuentan que el Inquisidor Lucero se vio obligado a escapar por la puerta trasera del Alcázar, montado en una mula. A continuación transcribo parte de los hechos relatados por un cronista de la época:

.............apellidaron los beçinos y de mano armada entraron por los alcáçares y prendieron a un fiscal y un notario, abrieron las cárçeles y fueron fuera todos los presos y mataron a el inquisidor si no se juiera por la guerta de la inquisición. Publicaron en andaluçia estos señores que las injustiçias del inquisidor dieron ocasión a su cólera y no miraban el daño que haçian a las cossas de la fe y rrelijión aunque el desacato y el ruido fue tan grande como fue a boz y pendón de çiudad y obligando todos los menores de sesenta años a tomar las armas contra el inquisidor y las causas deste alboroto fueron tan grandes y todos sus deudos estavan tan enparentados en castilla, todo se hiço de noche..........

Por otra parte, el 16 de Julio de 1.507, Don Gonzalo de Ayora, a la sazón Capitán General y cronista, escibió una carta de protesta al entonces secretario personal del Rey, D. Miguel de Almazán.

..........el Gobierno no ha logrado ejercer el control efectivo de sus Ministros. Y en cuanto a la Inquisición, el medio que se dejó fue el de confiar tanto del Señor Arzobispo de Sevilla e Inquisidor General Diego de Deza, y del Inquisidor Rodríguez Lucero.........conque infamaron todos los Reinos y destruyeron gran parte de ellos sin Dios y sin justicia. Matando robando y forzando doncellas y casadas, en vituperio de la Religión Cristiana. Los daños y agravios que los malos ministros de la Inquisición han hecho en mi tierra , son tales y tantos que no hay persona razonable que sabiéndolos no se duela .............( adaptado al castellano actual por el Autor )

Todas estas protestas llevaron no solo a la destitución de Diego de Deza como Inquisidor General, sino que sentó también,por primera vez, a la Inquisición en el banquillo de los acusados. No obstante Rodriguez Lucero, tras ser apresado y juzgado, pudo regresar a Sevilla, donde se hizo cargo de su canonjía, muriendo años mas tarde.

Todos estos sucesos trajeron como consecuencia la convocatoria de una Congregación Católica, que se reuniría en Burgos en 1.508.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada